martes, 17 de marzo de 2015

LA MEDICNA CHINA

Medicina China Tradicional (MCT)

iStock_Jobalou_000005600785_Illustration

Un camino milenario

La medicina china ha existido desde hace más de 2000 años. Es común conocerla ella a través de prácticas tan familiares como la meditación, el tai chi, la moxibustión, la acupuntura o el Feng Shui. Aunque todas parten de un mismo principio, son caminos complementarios.
Hay que partir de que la medicina china se basa en dos cosas: el Qi (chi) o energía vital que recorre el cuerpo y los dos polos que se complementan y que también son parte de nosotros, las energías yin y yang (energía negativa y positiva). La teoría es que cuando alguno de estos factores dejan de funcionar correctamente, se bloquean o se desbalancean, la enfermedad puede entrar al cuerpo y entonces hay que volver a restaurar el equilibrio natural de nuestra salud.
¿Cómo se logra? Para eso la medicina china tiene muchos caminos, algunos de ellos son:
  • Acupunturaacupresión, o auriculoterapia (el uso de agujas sólo en las orejas).
  • Moxibustión, un proceso en el que se quema un atado de la raíz de una planta, comúnmente la Artemisa, para generar vacío y calor en ciertos puntos del cuerpo.
  • Meditación, una técnica de respiración, atención y concentración para aclarar la mente y lograr estados de relajación y bienestar.
  • Tai Chi, que también es una técnica de meditación, unida a la respiración y a movimientos ligeros que van en secuencias y pueden aportar salud y bienestar por su beneficio físico y mental.
  • Chi Kung o Qi Gong, que también es una serie de movimientos coordinados con respiración, concentración, e incluso bienestar emocional y espiritual.
  • Una gran variedad de masajes
  • Terapias con hierbas, plantas y alimentos.
Otro dato interesante dentro de la medicina china, es que son varios factores los que (según esta visión) rigen la salud: la energía Qi que viaja por los meridianos del cuerpo, las dos energías polares Yin-Yang que se complementan y son negativa y positiva o femenina y masculina, dos temperaturas también complementarias: frío y calor y los elementos (agua, fuego, madera, metal y aire) jugando roles distintos para mantener el cuerpo y la vida en equilibrio, por hablar de algunos. Por ello hay distintas técnicas que mueven estas energías e intentan regresarlas a su balance para que así también regrese la salud a los pacientes.
A pesar de que son técnicas poco comprobadas por la ciencia y habría que hablar de cada una de ellas a más profundidad así como estudiarlas con más detenimiento, la Organización Mundial de la Salud reconoce a la acupuntura por sus beneficios en varias afecciones (dolores, por ejemplo) y en 2010, la UNESCO declaró también a la acupuntura y a la moxibustión como patrimonio de la humanidad.
Como ya hemos hablado varias veces aquí en Vida y Salud, los remedios naturales o alternativos suelen estar en un campo difícil de evaluar. Por una parte la gente piensa que son más seguros y suelen usarlos y recomendarlos con demasiada soltura y por otra parte los científicos procuran realizar los estudios necesarios pero frecuentemente carecen de los recursos y del tiempo para hacerlo.
Lo que sucede con la medicina china es que aunque es muy antigua, está poco documentada y los textos chinos que hablan de ella tienen orígenes tan antiguos, que en esos momentos se solía unir la medicina con la magia o la hechicería.
El tiempo ha pasado y las plantas y las hierbas actualmente son también una parte fundamental de la medicina china, de hecho, una de las más usadas de aquel país, la Artemisia annua (o Qinghaosu en chino) se conoció a partir de la aportación de China a la medicina y es el componente que se incluye en los suplementos para el tratamiento contra la malaria, aunque la Organización Mundial de la Salud no lo recomienda como tratamiento en vez de las medicinas con este fin. Bajo supervisión médica, en algunos casos, se puede usar en combinación con ellas.
Sin embargo, también hay muchas preocupaciones sobre todas estas hierbas usadas en la medicina tradicional china, sus interacciones y sus efectos dañinos ya que muchas de ellas no se han estudiado a fondo, lo que hace que permanezcan en un espacio en donde no hay mucha seguridad ni certeza para su uso.
Poco a poco, la medicina china ha ido creciendo y se ha ido modernizando.
Algunos ejemplos de los usos de la medicina china son:
Acupuntura: para los dolores de cabeza y las migrañas, que mejoran mucho si se combina con analgésicos; para reducir las náuseas y el vómito (incluso se puede usar en el embarazo); alivio en afecciones como fibromialgia, osteoartritis o dolores de espalda.
Moxibustión: uno de los usos más interesantes es el que reporta el portal aidsinfonet.org sobre el VIH, donde hablan de la moxibustión como una técnica para complementar tratamientos contra el VIH, a la par de la acupuntura, para restaurar el equilibrio de ciertos meridianos del cuerpo y tocar puntos específicos que se usan si un paciente padece VIH.
Meditación: esta técnica puede ayudar a mejorar la salud de la gente en varios niveles: física, emocional y mental. Físicamente se sabe que, al combinarla con tratamientos convencionales, mejora la salud del corazón, los problemas reumatológicos, digestivos, disminuye la ansiedad y el estrés, ayuda a disminuir problemas como el insomnio o el asma e incluso se usa para disminuir dolores fuertes, como los que se presentan en la labor de parto.
(Si quieres conocer más, ve también este artículo que publicamos en Vida y Salud, sobre los beneficios de la meditación en pacientes con pérdida de memoria)
Tai Chi: esta meditación en movimiento, combinada con ejercicios físicos ligeros, puede ayudar a la insuficiencia cardíaca crónica, a la osteoartritis, a pacientes con Parkinson y a aliviar algunos síntomas de la fibromialgia, por ejemplo.
Varios de estos beneficios se han comprobado con el tiempo y con investigaciones médicas, aunque hay muchas corrientes que dicen cosas distintas, después de un tiempo de ver los resultados en la salud de varios pacientes, se ha comprobado que la medicina tradicional china puede tener muchos beneficios en la salud, por otro lado, también es cierto, que es necesario realizar más estudios para entender qué efectos secundarios puede tener.
Como en todo, es necesario que siempre consultes a tu médico, antes de tomar cualquier decisión sobre tu salud y las terapias que decidas seguir. Finalmente es muy importante que recurras a expertos de la medicina tradicional china, que sean expertos en sus técnicas y estén certificados. Además recuerda: nunca mezcles (suplementos y hierbas) con medicamentos alópatas o medicamentos entre si sin antes saber si podrían o no tener interacciones y/o efectos dañinos en tu salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada