sábado, 1 de noviembre de 2014

EL GOBIERNO DE MADURO






El sábado hice una entrevista en  con respecto a los seis primeros meses de Nicolás Maduro en el cargo. Aquí voy a resumir rápidamente mis notas.

Los primeros seis meses de Maduro como presidente electo (que fue juramentado el 19 de abril) han sido sin luna de miel. Una elección disputada en abril con la escasez de alimentos en mayo, con una crisis de electricidad en julio, con el deterioro económico innegable en el último par de meses. Con la inflación cierre en el 60%, y un tipo de cambio paralelo que es siete veces más alta que la tasa oficial,  y con distorsiones económicas son cada vez más altas.

Las causas primarias de estos problemas, por supuesto, fueron heredados de su predecesor y mentor de Maduro, Hugo Chávez Frías. La grave escasez apareció por primera vez a principios de 2008. Los apagones fueron una de las razones por las que el gobierno perdió terreno en las elecciones legislativas de 2010. Y las distorsiones cambiarias han sido un pilar en los últimos seis años.

En 2012 Chávez  estuvo cubierto por esta sostenibilidad menguante y con US $ 30 mil millones en préstamos de China en contra de la venta de petróleo a futuro.

Ahora Maduro preside una economía distorsionada con alternativas limitadas. Los Bonos de Venezuela han caído en un territorio de bonos basura, y China no parece estar dispuesta a entregar grandes inyecciones de efectivo como en el pasado. La devaluación de la moneda y el impulso de un ajuste estructural envió a la economía hacia la recesión lo cual es un suicidio político.

El promedio de los venezolanos no perdona a sus líderes en cuanto al asunto de las devaluaciones. La popularidad de Maduro recibió un golpe serio cuando devaluó la moneda en febrero como presidente en funciones, y sólo se recuperó cuando Chávez falleció. Por lo tanto no hay casi ninguna posibilidad de que su gobierno va a devaluar la moneda antes de las 8 de diciembre a raíz de las elecciones municipales. Sin embargo, el gobierno tendrá que ponerme en contacto con este problema cambiario muy pronto, ya que le crea incentivos irresistibles para la corrupción y la fuga de capitales.

Durante meses el gobierno ha estado paralizado con respecto al mercado de divisas y otras cuestiones económicas básicas. De hecho existen graves divisiones internas sobre estos temas y parece que Maduro no tiene el capital político suficiente para sentarse en una reunión de gabinete,  para escuchar alternativas,  y en cuestión. La ley habilitante le podría proporcionar la facultad de imponer una cierta dirección en la política económica de su gobierno.

La ley habilitante se enmarca para Maduro con los poderes que necesita para luchar contra la corrupción y hacer frente a la "guerra económica",  y decir que se está librando en contra de Venezuela. A primera vista, el deseo de una ley habilitante parece un poco extravagante puesto que ya tiene la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional. Por lo tanto cualquier ley o decreto que quiera imponer podría quedar aprobada por la Asamblea Nacional de todos modos.

Pero imponer los decretos leyes en vez de debatirlos en la Asamblea Nacional sería de hecho aumentar el poder de Maduro en forma autocrática. En primer lugar, reduce el debate público y la posible oposición contra sus leyes que él podría querer decretar. Chávez pasó con frecuencia las leyes que habían sido escritas a puerta cerrada en Miraflores y que nunca habían visto la luz del día hasta que fueron decretadas. Esto redujo la posibilidad de la crítica y la publicidad negativa.

Por otra parte, los mayores problemas de Maduro están en su propia coalición. Hay una gran cantidad de descontento dentro del  propio gobierno a todos los niveles, especialmente entre las personas que piensan que no tiene el poder y la visión para hacer el trabajo como los proyectos de Chávez. La ley habilitante aumentaría su poder dentro del gobierno, pero reduce la capacidad de los legisladores oficialistas para alterar su agenda y tomar un curso de acción.

Quizás lo más importante,  es que la ley habilitante  puede ser un mensaje a China de que Maduro está sólidamente en el poder,  y que puede imponer su voluntad y puede garantizarle a China no va a perder su dinero.

Nadie sabe qué medidas económicas podría conducir con una ley habilitante, pero es probable que sea más y no menos restrictiva. En las últimas semanas los pragmáticos como Nelson Merentes han sido marginados en favor de los idealistas de izquierda como Jorge Giordani que ya está fuera del poder. Mientras que hace tres o cuatro meses parecía que el gobierno podría reflotar el mercado legal  de"permuta", ahora parece que, al menos en el corto plazo, el gobierno se centrará en tratar de aumentar los controles sobre quién obtiene dólares o no.

Es fácil exagerar los problemas económicos de Venezuela. No es como si los venezolanos son indigentes. Cuando estuve en Caracas hace dos semanas, los restaurantes y los centros comerciales estaban llenos de personas, y el aeropuerto estaba funcionando.  Y esto se debe a que en una economía altamente inflacionaria  la gente quiere gastar su dinero tan pronto como  sea posible, sin embargo la situación es más precaria en el interior.

Venezuela es un país con las mayores reservas de petróleo del mundo y tiene un flujo constante de dólares aunque ahora con un precio muy bajo. Así que todavía el país no están al borde de un colapso. Pero se está deslizándose  progresivamente en el área de una grave disfunción económica que hará que el crecimiento sostenido sea muy difícil lo cual podría socavar al chavismo como un proyecto político socialista viable.

Y hay que señalar que el apoyo de Maduro es menos frágil que se hace a menudo en los medios de comunicación internacional. El último sondeo de confianza a partir de septiembre mostró que mientras que la desaprobación del  trabajo de Maduro había aumentado a alrededor de 50% sus índices de aprobación son todavía aceptables. Estos son los números que sólo han cambiado un poco desde las elecciones de abril. De hecho los índices de favoritismo se han reducido a menos en relación a el líder de la oposición, Henrique Capriles. Todavía  en promedio los que eran partidarios de Chávez aún están dándole el beneficio de la duda a Maduro al menos que haya un deterioro dramático en el país, al chavismo probablemente estará mejor que la oposición en las elecciones municipales del mes de diciembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada