martes, 27 de enero de 2015

Roberto Giuste interroga a Diego Arria






POR ROBERTO GIUSTI EL UNIVERSAL

CARACAS, domingo 21 de septiembre, 2008
Entrevista a Diego Arria, ex presidente del Consejo de Seguridad de la ONU
"Sobre Chávez pende la espada de la justicia globalizada"
"La vinculación con el narcotráfico de altos funcionarios de inteligencia configura una relación directa con el Jefe de Estado"
Arria dice que no entiende cómo el liderazgo político ha sido tan tolerante y no exige la renuncia del presidente y de los más altos funcionarios de su gobierno (Paulo Pérez Zambrano)
En menos de una semana el gobierno expulsó al embajador de los EEUU y al director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, rechazó la decisión de El Vaticano otorgando asilo diplomático al ex dirigente estudiantil Nixon Moreno, fue denunciado de intervencionismo en la situación boliviana por las Fuerzas Armadas de ese país, mientras en Paraguay y Ecuador se elevaban protestas por la misma causa y en Miami continuaba el juicio del maletín. 
Toda una cadena de hechos que Diego Arria, ex presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, ex embajador venezolano ante esa instancia internacional y ex asesor de su Secretario General, señala como demostración de que "el gobierno de Chávez se ha convertido en una pandilla uniformada de verde oliva que utiliza a Pdvsa como la caja chica para financiar todo tipo de actividades delincuenciales".
-¿Qué tipo de actividades?
-Aquellas dirigidas a subvertir el orden en Colombia y a relacionarse con grupos terroristas y narcotraficantes. Human Right Watchs es una organización privada que no recibe fondos de ningún gobierno y es universalmente respetada. El no reconocer al Vaticano su derecho de otorgar asilo es negar todas las convenciones internacionales y la más mínima consideración humanitaria. En Bolivia tanto el general Trigo como el ministro San Miguel le exigieron que no se entrometiera en los asuntos bolivianos. Lo mismo en Paraguay y Ecuador. Y hasta Lula, tan acomodaticio con Venezuela, dijo en la reunión de Unasur que Brasil no intervendría en Bolivia.
-¿Es, el juicio del maletín, una maniobra orquestada por el gobierno de ese país, tal y como lo afirma Chávez?
-Eso demuestra una ignorancia total. En el juicio están declarando quienes se enriquecieron gracias a sus negocios con el gobierno y a la comisión de actos criminales. No son gente de oposición. Además, todo el mundo sabe que en EEUU los tribunales son independientes.
-¿Hasta dónde puede llegar el proceso que comenzó con la confiscación de bienes y cuentas de altos funcionarios venezolanos en EEUU?
-El hallazgo del maletín permitió verificar una realidad. Y es que durante los últimos años han circulado por el mundo miles de millones de dólares.He escuchado que los fondos pertenecientes a esos personajes venezolanos pasan de mil 500 millones de dólares, tanto en EEUU como en Europa.
-¿Cuáles serían las consecuencias, porque en un caso se vincula a los directores de la Disip y del DIM, así como a un ex ministro de Relaciones Interiores y en otro la cadena comienza en el Presidente, pasa por un ex Vicepresidente, continúa con el Presidente de Pdvsa y llega hasta el Ministro del Interior?
-Yo no entiendo qué pasa con un liderazgo que no exige la renuncia del Presidente y de sus principales funcionarios. Lo que está pasando es semejante al caso del general Noriega. La vinculación de los tres funcionarios más importantes de la inteligencia venezolana con el narcotráfico y el terrorismo configura una relación directa con el Jefe del Estado y con quien era Vicepresidente. En cualquier otro país esos señores habrían sido condenados porque se trata, además, de delitos con implicaciones internacionales. La relación con la principal fuerza narcoterrorista del continente está penada por gran cantidad de convenios internacionales y viola disposiciones y resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y de la Convención Interamericana contra las Drogas. A mí me tocó participar en las negociaciones de paz en la antigua Yugoslavia y luego como testigo contra Milosevic y ya sabemos qué suerte le cupo. Antes los gorilas latinoamericanos se retiraban a la costa francesa. Pero las cosas han cambiado. Ahí está el caso de Pinochet. La justicia globalizada es la espada que pende sobre el Presidente y todas estas personas que tienen un comportamiento criminal.
-¿Es posible juzgar a un presidente en funciones?
-El expediente tendría que estar en proceso. La gente ha olvidado las computadoras de Reyes, pero esto no ha sido enviado al cajón de la basura. El juicio contra Noriega, por tráfico de drogas, empezó en 1987 y dos años después tuvo el destino que conocemos. El hecho de desnudar a un régimen de comportamiento delincuencial debe fortalecer la opción por la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada